Atenas

Vista de Atenas desde la colina Lycabettus (Foto Fickr de xrvpaul)
Vista de Atenas desde la colina Lycabettus (Foto Fickr de xrvpaul)

Atenas, la capital y ciudad más grande de Grecia, domina la periferia de Ática y es una de las ciudades más antiguas del mundo. Atenas está rodeada por un semicírculo de montañas, y su población es de aproximadamente 4 millones de personas. Además, la ciudad regala al mundo la riqueza de sus antiguos monumentos, edificios y obras de arte de la Grecia Antigua.

Atenas recibe su nombre por la diosa griega Atenea. Según la mitología griega, el rey de los dioses, Zeus, con el fin de elegir un patrón para la ciudad organizó un concurso entre Atenea y Poseidón. Según una versión, Atenea ofreció a la ciudad un olivo y Poseidón un caballo. La gente consideró que el regalo de Atenea era más útil para la humanidad y por lo tanto la ciudad fue dedicada a ella.

Atenas era una ciudad-Estado gobernada por el Consejo de Ancianos e incluía el territorio circundante, así como el puerto de El Pireo. El Imperio Persa quería conquistar Atenas, dando lugar a las guerras persas, que duraron 11 años (490-479 aC), en la que los atenienses derrotaron a los persas en la batalla de Salamina y finalmente en la Batalla de Platea en 479 a. C..

El líder ateniense Temístocles empezó a restaurar la ciudad. Construyó las paredes del circuito alrededor de Atenas y El Pireo y también comenzó la construcción de los Muros Largos conectando Atenas y El Pireo. Su sucesor, Pericles continuó su trabajo alrededor de 450 aC.

El período en que Pericles se encontraba al mando es conocido como la Edad de Oro de Atenas. Pericles construyó en la Acrópolis el Partenón, el templo de Nike, el Erecteion, los Propileos (una puerta de mármol, entrada a la Acrópolis) y completó los Muros Largos de El Pireo. También desarrolló el ágora (mercado) donde las mercancías eran exhibidas.

Durante este período, Atenas también fue testigo de un florecimiento cultural ejemplar. El Teatro de Dionisio, debajo de la Acrópolis, acogió  grandes obras trágicas y cómicas. Algunas de las personalidades más notables de la época son: Ictino y Calícrates (arquitectos); Alcámenes y Fidias (escultores); Apolodoro y Polignoto (pintores); Herodoto y Tucídides (historiadores), Esquilo, Aristófanes, Eurípides y Sófocles (dramaturgos).

Al ver que Atenas gozaba de una brillante cultura y mejoró plenamente como ciudad-estado democrática, su gran rival Esparta inició la destructiva Guerra del Peloponeso en el año 431 a.C. Después de duras pérdidas, Atenas se rindió en 404 a. C.. La decadencia de la ciudad había comenzado a pesar de que aparecieron influyentes filósofos  como Platón y Aristóteles.

Felipe II (de Macedonia) derrotó a los atenienses en la batalla de Queronea en el 338 a. C. y se convirtió en el gobernante de Grecia. El Imperio Romano conquistó Atenas y gran parte de Grecia en el 146 aC. Durante los siguientes seis siglos, Atenas siguió siendo un centro de aprendizaje para griegos y romanos. En 476 dC, el Imperio Romano de Occidente cayó y el Imperio Bizantino sucedió al Imperio Romano Oriental (Grecia formaba parte de él). El emperador bizantino se estableció en Constantinopla (la actual Estambul) y muy raras veces visitó Atenas. La ciudad decayó culturalmente.

El Imperio Otomano se hizo con Constantinopla en 1453 y con la conquista de la península balcánica, obtuvo el control de Atenas en 1458. A finales del siglo XVIII, los sentimientos nacionales de los griegos entraron en erupción y el 25 de marzo de 1821 (Día de la Independencia griega), iniciaron una guerra por la independencia contra el imperio otomano. Las grandes potencias (Gran Bretaña, Francia y Rusia) trataron de mediar, pero fueron rechazadas y los griegos derrotaron al Imperio Otomano en 1828. Las negociaciones de paz comenzaron en 1829 en Londres y la independencia de Grecia fue declarada y reconocida. En 1932 se estableció la monarquía griega. (Por un referéndum, los griegos rechazaron la monarquía el 08 de diciembre 1974).

El arquitecto alemán Eduard Schhaubert durante el reinado del Rey Otto (1832-1862) reconstruyó Atenas. La capital de Grecia fue sobre todo un lugar turístico conocido mundialmente por sus monumentos antiguos.

El 6 de abril 1896, el rey Jorge I declaró los primeros Juegos Olímpicos modernos en Atenas en el estadio Panatenaico, utilizado durante el antiguo festival de Panateneas para las competiciones atléticas. Fue un gran éxito cuando el pastor griego, Spiridon Louis, ganó la maratón. Grecia ganó el máximo número de posiciones (10 primeras posiciones, 17 segundas posiciones y 19 terceras), 46 en total. En las primeras Olimpiadas el atleta que llegaba primero conseguía una medalla de plata, una corona de ramas de olivo y un diploma; el atleta en segunda posición conseguía una medalla de bronce, una corona de laurel y un diploma, y el tercer atleta no conseguía nada.

Entre las cinco ciudades, Atenas, Buenos Aires, Ciudad del Cabo, Roma y Estocolmo, el Comité Olímpico Internacional eligió Atenas en 1997 para acoger la XXVIII Olimpiada en Atenas en 2004. Los atenienses acogieron con satisfacción esta decisión  y lo vieron como una oportunidad para ampliar y modernizar la infraestructura de su ciudad, además de poner de relieve su riqueza cultural.

Atenas está llena de antiguos lugares arqueológicos que recuerdan la gloria de la Grecia Antigua. La Acrópolis de Atenas es una de las maravillas más importantes. Es un valle llano adornado con las ruinas de antiguos templos, monumentos y obras de arte, que se remonta al siglo quinto antes de Cristo. La ladera sur incluye las ruinas del Teatro de Dionisio. El antiguo mercado, ágora, está por debajo de la Acrópolis.

Kerameikos nos muestra las ruinas de las pasarelas oficiales de la antigua Atenas, así como el antiguo cementerio. Cerca del Kerameikos se encuentran las ruinas de la famosa Academia de Platón, donde Platón el filósofo enseñó a sus seguidores. La ciudad también tiene el santuario Olympieion, con los vestigios de templos dedicados a los dioses. Las ruinas de la época romana son la Biblioteca de Adriano, el Arco de Adriano, el ágora romana y la Torre de los Vientos, de forma octogonal, que sirvía como un reloj de sol.

Del Imperio Bizantino han sobrevivido unas pocas iglesias medievales, como la iglesia de Panaghia y la Iglesia de Aghioi Theodoroi.

Lycabettus, el punto más alto de la ciudad, es otro lugar turístico importante. Para ver la zona residencial más antigua de Atenas, con sus calles estrechas y sinuosas, debemos ir a Plaka. El Museo Arqueológico Nacional tiene la mayor colección del mundo de antiguos artefactos griegos.

En definitiva, Atenas alberga los secretos de la civilización griega y merece una visita en nuestro viaje a Grecia.