Playas de Grecia

Playa Navagio, en Zakynthos, Grecia (Foto Flickr de RobW_)
Playa Navagio, en Zakynthos, Grecia (Foto Flickr de RobW_)

Grecia (y las islas griegas) es un país que tiene cosas increíbles para ofrecer a los visitantes. Uno de los principales atractivos del país es el gran número de playas que adornan las costas de Grecia.

Con 13.676 kilómetros de costa, seguro que encuentras las playas de tus sueños: hay playas de arena blanca y de aguas cristalinas, playas pequeñas rodeadas de enormes acantilados o bosques de pinos y palmeras, playas con aguas que parecen haber tenido su color azul mezclado con playa, creando una sombra impresionante.

A continuación ofrecemos una lista con las mejores playas de Grecia:

– Playa de Sarakiniko (en la isla Elafonisos, Peloponeso): Disfruta de una gran experiencia en la playa de Sarakiniko. La playa de Simos está a la vuelta de la esquina. Para una isla tan pequeña, Elafonisos en el extremo meridional del Peloponeso ofrece tres de las mejores playas de Grecia (Panagia playa es la tercera).

– Playa Egremmnoi (Lefkada): Se trata de uno de los secretos mejor guardados de Grecia. Las aguas turquesas y el precioso paisaje la convierten en una de las playas más bonitas en la costa oeste de Lefkada.

– Playa de Myrtos (Kefalonia): Mirtos fue votada como la mejor playa de Grecia hace unos años, y por buena razón. Sus fantásticas aguas y las piedras blancas,se encuentra anidada entre los acantilados de la costa occidental de Cefalonia.

– Playa de Erimoupolis (Creta): Situada al norte del este de creta, Eriumoupolis nos deja sin habla. Anidada entre las rocas escarpadas y un antiguo cementerio, Erimoupolis lleva el nombre de la ciudad “abandonada” de Itanos, las ruinas por las que pasamos camino a la playa. Aunque la playa esté demasiado concurrida durante los fines de semana, es una alegría visitarla durante entre semana.

– Playa Myrtidiotissa (Corfú): El camino hacia Myrtidiotissa es un peligro  para cualquier coche, así que los viajeros tienen que estacionarse en lo alto de la colina cerca del monasterio de Myrtidiotissa, y después caminar  alrededor de un kilómetro. El agua es cristalina, y la franja de arena color marrón suave, protegida por altos acantilados.