Relaciones Exteriores de Grecia

Prrimer ministro de Grecia George Papandreou con otros líderes europeos
Prrimer ministro de Grecia George Papandreou con otros líderes europeos

La política exterior de Grecia es generalmente acorde con la de sus socios de la UE. Grecia mantiene plenas relaciones diplomáticas, políticas y  económicas con sus vecinos del sudeste europeo, excepto con la República de Macedonia, y se define a sí mismo como un líder del proceso de integración de la región euro atlántica. Proporciona mantenimiento de la paz de los contingentes en Bosnia, Kosovo y Afganistán. Existen importantes temas en la política exterior griega, como por ejemplo las diferencias griego-turcas en el Egeo, la inmigración ilegal, la adhesión de Turquía a la UE, la integración de los Balcanes y la disputa sobre el nombre con Macedonia, la reunificación de Chipre, y las relaciones griego-americanas.

Balcanes y la cuestión del nombre de la República de Macedonia

El gobierno de Papandreu asumió el cargo con una nueva iniciativa – Agenda 2014 – para impulsar la integración de los países de los Balcanes Occidentales en las estructuras euro-atlánticas por el 100 º aniversario del estallido de la Primera Guerra Mundial en Sarajevo. Grecia ha sido un firme defensor del desarrollo económico regional y las empresas griegas, en particular los bancos, están entre los más grandes inversores de los países de los Balcanes. Grecia no ha reconocido la independencia de Kosovo, pero sigue siendo un contribuyente importante a la OTAN con la Fuerza de Kosovo (KFOR).

La disputa griega con su vecino del norte sobre su nombre constitucional, República de Macedonia, ha sido una cuestión importante en la política griega desde 1992 y ha impedido el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas. Grecia se opuso a la utilización de “Macedonia” por el gobierno en Skopje, alegando que el término es intrínsecamente griego y no debe ser utilizado por un país extranjero. Los esfuerzos de mediación de la ONU y Estados Unidos negociaron un acuerdo provisional por el que Grecia reconoció al país como la “Antigua República Yugoslava de Macedonia” (ARYM) en septiembre de 1995 y las objeciones levantadas a la adhesión de su vecino en las organizaciones internacionales con este nombre provisional hasta que las dos países pudieran alcanzar una solución mutuamente aceptable a la controversia. En la Cumbre de la OTAN en Bucarest en abril de 2008, los Aliados de la OTAN acordaron que una invitación a la República de Macedonia sería ampliada cuando se consiguiera una solución mutuamente aceptable a la cuestión del nombre.

El camino para la adhesión de la  República de Macedonia a la UE se ha visto afectada: el día 08 de diciembre 2009, en ausencia de un consenso, el Consejo de ministros de Exteriores de la UE postergó una decisión sobre la apertura de negociaciones de adhesión con la República de Macedonia. Las conversaciones sobre la cuestión de nombre continuarán bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Las relaciones de Grecia con Turquía y Chipre

Grecia y Turquía tienen desacuerdos no resueltos sobre la frontera marítima del mar Egeo, el tratamiento de la Iglesia Ortodoxa y de la minoría griega en Estambul, la minoría musulmana en el oeste de Tracia, y el problema de  los inmigrantes indocumentados, muchos de ellos procedentes de zonas de conflicto de Asia meridional y Oriente Medio, a través del Egeo hasta Grecia.

En las últimas décadas, las tensiones entre Grecia y Turquía han alcanzado casi el punto de enfrentamiento armado. En 1996, el presidente Bill Clinton intervino para ayudar a evitar un posible intercambio armados después de una disputa sobre la propiedad de un pequeño islote deshabitado en el Egeo llamado Imia (Kardak en turco). Un avance significativo en las relaciones tuvo lugar cuando los grandes terremotos azotaron Turquía y Grecia en 1999. Ambos países respondieron generosamente a las necesidades del otro. Desde entonces, los ministros de Relaciones Exteriores griegos y turcos han aumentado la cantidad y calidad de los intercambios bilaterales, tanto oficiales como no oficiales.

Grecia ha respaldado y apoyado la candidatura de Turquía a la Unión Europea en la Cumbre de Helsinki de la UE en 1999. Los líderes de opinión griegos  creen que los intereses a largo plazo de Grecia tendrán éxito si Turquía ingresa en la Unión Europea. La UE abrió las negociaciones de adhesión con Turquía el 3 de octubre de 2005.

Poco después de su toma de posesión, el Primer Ministro Papandreou visitó Estambul y se reunió con el primer ministro turco Erdogan, señalando su intención de revitalizar las relaciones bilaterales e incrementar el acercamiento entre los dos países, que había encabezado Papandreou cuando fue Ministro de Relaciones Exteriores de Grecia (1999-2004). Tras un intercambio de cartas entre Erdogan y Papandreu, Grecia y Turquía acordaron  la creación de un “Alto nivel del Consejo de Cooperación”, encabezado por los dos primeros ministros para intensificar el diálogo bilateral. El ministro suplente de Asuntos Exteriores griego Droutsas se reunió con su homólogo turco Davutoglu en Ankara en abril de 2010 y anunció medidas militares compartidas, fomentando la confianza entre Grecia y Turquía.

Desde 1974, la mayor fuente de tensión en la relación bilateral entre Grecia y Turquía ha sido el conflicto de Chipre.

Después de la mediación de la ONU con el “Plan Annan” para reunificar la isla, no pudo ganar apoyo entre los chipriotas griegos en un referendo de 2004. El Gobierno de la República de Chipre en septiembre de 2008 volvió a abrir las conversaciones entre las comunidades con la parte turco chipriota hacia un acuerdo global sobre la base de una  federación bicomunal y bizonal. La ONU ha dado la bienvenida a este hecho y sigue animando a ambas partes a resolver los problemas clave de la cuestión de Chipre. Grecia ha manifestado su apoyo a las conversaciones.

En diciembre de 2006, en medio de controversia en torno a Chipre, la UE congeló las conversaciones con Turquía en ocho capítulos sobre la adhesión y declaró que hay capítulos se no se cerrarán hasta que se encuentre una solución. De los 35 capítulos, de 33 se han abierto, con un capítulo cerrado y seis capítulos adicionales bloqueados por Chipre. Grecia sigue apoyando las aspiraciones de Turquía a la UE,  sin ningún tipo de concesiones especiales.